¿Cómo es un recién nacido?

Posted on 06. Feb, 2009 by in Bebe

Un recién nacido trae tantas alegrías como preguntas. Junto con la felicidad que sienten los padres con el nacimiento de su hijo, a menudo surgen las preocupaciones sobre su salud y cómo cuidar de él adecuadamente. Afortunadamente, existen muchos profesionales del cuidado de la salud capacitados para guiarlo y enseñarle, como padre o como persona a cargo del niño, todo lo que necesita saber sobre el nuevo bebé.

El recién nacido necesita de muchos cuidados y está ávido de mimos como:

  • Necesita que alguien lo quiera, alimente, lo tenga en brazos y juegue con él.
  • Le gusta sentirse calientito y no  tener mucho ruido alrededor.
  • Le gusta que lo tengan bien cerquita  y que lo traten con suavidad.
  • Le agrada dormir mucho.
  • Tiene hambre cada pocas horas.
  • Se puede sentir muy molesto y llorar mucho.
  • Normalmente su piel es rojiza, muy arrugada y puede ser escamosa.
  • Tiene la cabeza grande y los brazos y piernas cortas.
  • Mantiene los brazos y piernas doblados y los puños cerrados.

Los bebés son talentosos

Los recién nacidos pueden hacer muchas cosas. Aún en esta primera etapa los bebés aprenden qué pasa a su alrededor.

  • Pueden ver en poco tiempo después de su nacimiento. Pueden ver mejor cuando los objetos están a 20 centímetros de su cara. Disfrutan mirar a los adultos. Los recién nacidos pueden ver objetos negros, blancos y de colores brillantes como el rojo y el amarillo.
  • Pueden oír. Reaccionan a los sonidos parpadeando, llorando, despertándose o moviendo todo el cuerpo. Les gusta escuchar la voz humana y se mueven al ritmo del habla o del canto.
  • Pueden saborear y olfatear también. Les gustan los objetos cálidos más que los fríos y pueden hasta reconocer el olor de su mamá.
  • Nacen con reflejos. Los reflejos son conductas que los ayudan a sobrevivir y a aprender. Por ejemplo puedes hacer lo siguiente para observar los reflejos de tu Bebé:
  1. Toca la comisura de la boca de su bebé. Su bebé volteará la cabeza hacia el lado en busca del pezón.
  2. Pon un dedo, una tetina o un pezón en la boca del bebé y verás que succiona.
  3. Presiona la palma de su mano y observa cómo el bebé cierra la mano.
  4. Presiona en la almohadilla de la planta del pie del bebé y observa cómo flexionan los deditos de los pies.
  5. Si notas que tu bebé no tiene estos reflejos díselo a su médico.
  6. se acostumbran a lo que ocurre de costumbre. Aprenden a no despertarse con los sonidos frecuentes. Dejan de prestar atención a aquello que ocurre una y otra vez. Sin embargo, prestan atención a cosas nuevas.

Tags:

Leave a Reply